Decálogo para la seguridad en hogares y lugares de trabajo:

  • Cerrar las llaves generales de agua y gas para evitar fugas interiores y dejar libres de obstáculos los desagües de las terrazas para facilitar su misión en caso de tormentas con fuertes lluvias.
  • Activar todas las medidas de seguridad de que se disponga: cerraduras, pasadores interiores de ventanas, y si es posible instalar un sistema de alarma que no solo es disuasorio, sino que en caso de entrada reduce el tiempo de permanencia de los asaltantes.
  • No concentrar los objetos de valor en un solo punto a menos que se trate de cajas fuertes, en cuyo caso deben estar ocultas.
  • No dejar cantidades importantes de dinero "escondidas". La experiencia de los peritos de seguros dedicados a este tipo de siniestros dice que la mayoría de los ciudadanos escondemos las cosas en los mismos lugares, lo que hace relativamente fácil su localización por parte de los asaltantes.
  • Desconectar los aparatos eléctricos y electrodomésticos de las tomas y antenas para evitar daños por alteraciones de corrientes y dejar conectada la luz para que funcionen los timbres y no se pueda detectar la ausencia.
  • No dejar equipos ofimáticos de uso profesional, puesto que en caso de robo, suponen no solo una pérdida material sino también la pérdida de la información contenida en los mismos. Realice copias de seguridad para su tranquilidad.
  • Haga fotografías claras y detalladas de los objetos de valor (joyas, objetos artísticos…) y procure documentar, en la medida de los posible, su valor mediante facturas y garantías de compras. De esta manera podremos acreditar el valor de las pérdidas frente a nuestro asegurador y la posible recuperación de los objetos.

APCAS, recomienda las siguientes medidas de prevención, que incorporadas a nuestra conducta cotidiana, evitarían pérdidas humanas y costes económicos importantes.

APCAS recuerda que en España se producen aprox. más de 120.000 incendios domésticos anuales, que originan en torno a un centenar de muertes y que, una buena parte de estos siniestros, está asociada a la electricidad.

  • Ejercer un control responsable sobre las fuentes directas de ignición: mecheros y cerillas no deben estar al alcance de los niños ni de personas con disminuciones psíquicas. Así mismo, debe evitarse su acceso a cocinas y calentadores. Preste especial atención al hecho de fumar: no fume en la cama y apague completamente cerillas y colillas de cigarrillos.
  • Utilice con racionalidad los electrodomésticos y tenga en cuenta su principal fuente de alimentación: la electricidad. No sobrecargue los enchufes con demasiados aparatos y no abuse del ladrón múltiple ya que puede provocar una sobre demanda de energía en un punto que el cable no pueda soportar. Desconecte los electrodomésticos que no requieran estar permanentemente encendidos y no deje aparatos de gran consumo eléctrico en marcha, cuando abandone su domicilio o empresa.
  • Tenga previstas soluciones rápidas para afrontar un incendio, como tener un extintor de fuego. Asegúrese de que compra el extintor adecuado a su circunstancia y consulte dónde instalarlo y, por supuesto, aprenda a manejarlo.
  • Proceda a subsanar las deficiencias de su instalación eléctrica: la ausencia del cuadro de corte de la energía ante una sobre-carga, la ausencia de limitadores de potencia en la acometida de la vivienda, la falta de toma de tierra son, entre otros, factores de riesgo para nuestra seguridad.
  • Controle el estado de enchufes, interruptores, lámparas, aparatos eléctricos, cables e hilos eléctricos. No improvise empalmes o use cinta adhesiva para reparar. Recuerde que su seguridad y la de los suyos no tienen precio. Haga revisar periódicamente por un profesional su instalación eléctrica y tenga al día la revisión de los extintores.
  • Permanezca atento a las chispas al conectarse los aparatos y a las manchas de quemaduras en los enchufes o en otros elementos de la instalación. Son indicios de anomalías que pueden originar un accidente.
  • Si finalmente, no ha podido evitar el siniestro, tenga la póliza de seguros a mano u comuníquelo a su asegurador, en menos de siete días, indicando los hechos y los daños sufridos.
  • Consulte a un profesional de la pericia aseguradora sobre los pasos a dar para ejercer sus derechos como asegurado. Ante cualquier conflicto en el proceso de resolución del siniestro recuerde que la ley le ampara y tiene derecho a nombrar su propio perito.
Cómo contactar
  (34) 91 598 62 50
  (34) 91 535 44 80
  info@apcas.es
  apcas
  APCASperitos
  @apcas_asoc
  Mapa situación
Solicitar información
Contenidos web

  Asociación

  Asóciate

  Formación

  Consumidor

  Notícias

  Pericia

  Empleo

  XT50

  TTP

Actualidad

Política de privacidad | Aviso Legal | Cláusula de consentimiento informado | Politica de cookies | ¿Necesitas ayuda?

APCAS 2016